martes, 29 de marzo de 2011

Maestras Budistas Contemporáneas


Bárbara Kosen
 (rama Budismo Zen Soto)

“En el Zen, la ilusión de los fenómenos se basa en la observación de que son solamente estructuras provisionales, momentáneas, efímeras; sin embargo, son también causa directa de nuestras acciones, de nuestro Karma. Los fenómenos, Shiki, forman la estructura, siempre en movimiento, del poder cósmico que se manifiesta, el poder del universo. La vacuidad, Ku, es el potencial cósmico, no manifestado como fenómeno, pero presente y eterno en todas las cosas, sin sustancia propia, más allá de la existencia o de la no-existencia, más allá de una visión dualista. Más allá de un mundo donde, por un lado, existe la ilusión y, por otro, existe el Satori”

“El practicante del Zen realiza en sí mismo, en su práctica, que todos los fenómenos son impermantes y no tienen una esencia propia, son vacío, Ku. Aunque también vive en el mundo de los fenómenos, cuando alguien le pincha, lo siente y reacciona."

La Vía no está separado de la vida, es nuestra vida aquí y ahora en el mundo ilusorio, actualizando sin descanso el instante presente. De esta forma, la practica del Zen no se limita al único momento de zazen, sino que continúa en la vida cotidiana."

“zen aquí y ahora”, Bárbara Kosen, Mandala Ediciones



Bárbara Kosen Richaudeau nació el 7 de junio de 1951. Recibió la ordenación de monja zen del maestro Taisen Deshimaru el 21 de septiembre de 1975 en el Dojo de París. Recibió la transmisión del Dharma del maestro Kosen Thibaut el 8 de septiembre de 1993 en el Templo de la Gendronniére. Se estableció en el Mokusan Dojo de Madrid en marzo de 1994.

Conferencia de la maestra Bárbara Kosen Primera Parte (1/4)
 


Conferencia de la maestra Bárbara Kosen Segunda Parte (2/4)

sábado, 19 de marzo de 2011

Ven. Ancestra en Tiempos de Buda


Punnika
Hace dos mil quinientos años la mayoría de las tribus de la región del norte de India estaban formadas por clases sociales o castas.  Las personas al nacer eran ubicadas en alguna de estas castas, siendo la superior la de los brahmanes o sacerdotes quienes, según el hinduismo, eran originarios de la boca de Brahma. Luego estaban los chatrías o guerreros,  que nacían de sus brazos; los vaishias, o campesinos y mercaderes, que nacían de los muslos del dios, y que debían pagar impuestos, y por último, en el nivel inferior, estaban los que habían emergido de los pies de Brahma; los sudras que eran los obreros o siervos. Los sudras eran de piel más oscura y pertenecían a los pueblos sometidos. A ellos estaba asignado el trabajo doméstico. Preparar los alimentos, realizar tejidos, o cosechar los cultivos eran algunas de sus tareas. Para los sudras estaba vedado, entre otras cosas,  el aprendizaje de la escritura y las enseñanzas védicas.
Punnika (o Punna) pertenecía a esta clase social. Nació en Savatthi, en la casa de Anathapindika, el banquero, un devoto seguidor de Budha. La tarea de Punnika,  era llevar agua desde el río hasta la casa, lo cual detestaba pero no tenía otra elección. Su amo podía venderla o bien castigarla. Esto no quiere decir que estuviera en los pensamientos de Anathapindika, pero ella no quería ponerlo a prueba y, con disgusto, una y otra vez acarreaba el agua. Durante la época de verano esta tarea se hacia más tediosa, el calor, los animales, las lluvias, el barro, hacían que su corazón se llenase de resentimiento y disgusto. Se dice que en vidas anteriores había acumulado gran mérito pero debido a su orgullo no había alcanzado la liberación.
En una ocasión, en el camino entre el río y la casa vio una multitud que rodeaba a un hombre: Siddharta. La voz de éste era clara y serena, pero para Punnika se asemejaba al rugido de un león que rompía sus oídos y atrapaba su mente. La vida como esclava había presionado a Punnika sin dejarle espacio para elección. Nada podía exigir, nada podía controlar, ni siquiera su  propio ser.
En ese momento vio el falso mundo que había creado en su mente. Sus ilusiones  que le habían hecho creer en una falsa verdad que dividía la vida en: arriba, abajo; superior, inferior; bueno, malo. Escuchando las palabras de Buda compendió su esclavitud de una nueva forma: “Este cuerpo y mente solo saca agua, camina, duerme, tan libre y cambiante como el aire”. Una vez que su mente se abrió, su tarea de acarrear agua se tornó  sencilla. Estaba en paz.
Pasado un tiempo, estando en el río, observó cómo un brahmán que se llamaba Udakasuddhika tomaba un baño de purificación. Y, como si fueran amigos, sin orgullo ni vergüenza le preguntó:

P.- “Yo soy una esclava, cuya función es llevar agua del río hasta la casa, aunque haga frío, llueva o le tenga miedo a los animales, porque más le temo al castigo y a  las palabras de enojo  de mi ama,  pero ¿A qué le temes tú, Brahmán, que siempre tomas tu baño de purificación con tus extremidades temblando por el frío?”

U.- “Punnika, seguro que tú lo sabes, estoy lavando el karma de mi cuerpo. Quien sea, joven o viejo, a través del agua realiza la ablución de los malos actos, es la liberación del mal karma”

P.- “¿Quién te dijo esto, un ignorante a otro ignorante, que el agua abduciría el mal karma? En ese caso todos iríamos al paraíso, ranas, tortugas, cocodrilos, serpientes, y todos los demás seres que viven en el agua. Ovejas, carniceros, puercos, cazadores, pescadores, ladrones, verdugos y cualquier otro hacedor del mal, obtendrían la liberación de todo el mal karma realizado por medio de la ablución del agua. Si este río es capaz de llevarse todo tu mal karma, también es capaz de llevarse todo tu mérito realizado, entonces estarías completamente excluido. Cual sea tu temor, tú que siempre vienes al agua, ya  no lo hagas. No dejes que el frío dañe tu piel”.
U.- “He estado siguiendo una senda miserable y ahora, tú, noble dama, me traes nuevamente hacia el verdadero sendero. Te doy esta túnica para baños de purificación”
P.- “Mantén contigo la túnica, yo no la necesito. Si tienes miedo al dolor, si no quieres sentir  dolor, no realices mal karma, ya sea para otros o para ti mismo. Pero si realizas o realizaras mal karma, no ganarás libertad a través del dolor, aún si vuelas hacia arriba o huyes a toda prisa. Si le temes al dolor, si te disgusta el dolor, ve y toma refugio en Buda, el Dharma y la Sangha. Toma los preceptos: Eso te dará tu liberación.
U.- “Tomo refugio en Buda, el Dharma y la Sangha. Practicaré los preceptos. Esto es bueno. Una vez fui solo un rey Brahmán. Yo tenía los tres conocimientos y un gran saber. Ahora soy un Brahmán verdadero. Estoy liberado.-
Poco tiempo después el propietario de Punnika se enteró del diálogo que había mantenido con el brahmán, debido a que éste había comentado entre la gente como había quedado impactado por el profundo conocimiento que poseía la esclava. Desde ese momento Anathapindika comenzó a mirar con otros ojos a Punnika.
Cuando ya no hay diferencias que mantener, cuando el orgullo se ha disipado y la verdadera humildad surge,  ya no hay nada que defender o temer. La próxima oportunidad que Punnika se encontró con Buda, ella se le acercó y con sus baldes en las manos le preguntó si podía ser ordenada monja. Ella sabía que no era posible, ningún esclavo tenía el mérito para ello, pero no podía dejar de preguntar.  Buda sonrió y se marchó sin decir nada, al menos ella había obtenido una sonrisa.- Siddharta envío a unos monjes a investigar las circunstancias que rodeaban a la esclava y cuando supo de ello, habló con Anathapindika.
Inmediatamente, Anathapindika tomó como hija a Punnika y más tarde le otorgó su permiso para unirse a la orden monástica. La gratitud que sintió Punnika fue inmensa y tomó su práctica no para demostrar su valía, su dignidad o disipar su miedo, sino como si estuviese dando su vida como regalo al mundo. Ella meditaba sobre la vacuidad, sobre la no forma; iluminado-esclavo, y no le llevó mucho tiempo alcanzar el estado de arhat.
http://vodpod.com/watch/358173-panihari-the-water-women-of-india
¡Gracias! María Rosa Maldonado
Adriana Etsuho

viernes, 11 de marzo de 2011

Tipitaka


El Tipitaka o Canon Pali, es la colección de textos budistas de los primeros tiempos de la creación de la orden. Está  escrito en lengua pali.  Tipitaka en pali significa tres (ti) canastas (pitaka), esto está relacionado con la forma en la que se almacenaban  los escritos: se realizaban sobre hojas de palma y se ubicaban en canastas. Esta recopilación  se llevó a cabo  aproximadamente 500 años después del surgimiento del budismo, durante un concilio budista. Hasta entonces la transmisión de la enseñanza se efectuaba en forma verbal.
                                                                                       http://www.oshogulaab.com/BUDA/TEXTOS/LISTADOLIBBUDA.htm

Vinaya es la primera canasta, y contiene las enseñanzas dadas por Budha en lo referente a la disciplina y reglas de etiqueta dentro de la comunidad de monjes y monjas. Consta de 227 normas para los monjes y  311 normas para las monjas. Además cuenta con el relato del contexto en el cual se originó cada una de ellas. Esto permite detectar detalles de la enseñanza impartida por Budha, así como de los problemas que surgían en la sangha (comunidad de monjes/as), a medida que pasaba el tiempo y se hacía más numerosa y diversa.
Cuando Budha aceptó la incorporación de las mujeres a la orden, determinó que debían seguir las mismas reglas que los monjes más, sumadas a estas, otras específicas. Este último grupo de reglas se denomina Bhikkhunikkhandhaka (colección de las monjas).  Esta colección narra la historia del comienzo de la sangha de las monjas y contiene una importante declaración  Budha, según la cual, las mujeres pueden alcanzar el máximo grado de la liberación, o sea, el estado de arahant.


Sutta es la segunda canasta, en ella se encuentran los discursos, o sutras, dados por Budha (más de diez mil) y/o  por algunos de los discípulos más allegados. Está dividido en cinco colecciones o “nikayas” . Estos textos son los más extensos  y ricos en cuanto a la enseñanza propiamente dicha.

Dentro del Sutta se encuentra la colección denominada  Khuddaka,  la cual  está conformada por más de veinte libros. Son textos muy variados y de diversas procedencia, algunos muy antiguo y otros agregados en épocas posteriores a Budha.

·  El noveno de los libros, denominado Therigatha, “Versos de las primeras ancianas” contiene más de setenta discursos pronunciados por las monjas que formaron parte de la primera comunidad de monjas budistas,  cuando alcanzaron el estado de arahant. En ellos se expresa el hecho de haber llegado al estado de nirvana y las dificultades que debieron atravesar para lograrlo. A través del relato se puede captar el lado profundamente humano de estas mujeres.- Los poemas varían en su composición desde uno a más de cuarenta versos.


·  El décimo de los libros, denominado Apadana (Historias) es de carácter biográfico y   se divide en dos partes; la segunda de ellas,  Theripadana,  es el relato de las “Historias de las venerables monjas”. Este libro contiene la historia de cuarenta monjas que alcanzaron el estado de arahant, entre ellas Mahapajapatigotami y Yasodhara.-


Abhidhamma es el nombre que recibe la tercera canasta y está formada por siete libros. El contenido de estos libros se basa primordialmente en un análisis detallado de los principios que rigen sobre los procesos físicos y mentales. Otorga un marco teórico que permite explicar la interdependencia causal de las experiencias físicas y mentales, y ayuda a comprender la naturaleza impermanente y carente de esencia de nuestra realidad. En estos textos se vislumbra que Budha expuso a su discípulo Sariputta estas enseñanzas,  y luego,  fue éste quien las dio a conocer.

mujeresbudistasargentinas



martes, 1 de marzo de 2011

Centro de Estudios y Práctica


Abadía Druk Gawa Khilwa

La abadía Druk Gawa Khilwa para mujeres, está ubicada en Kortsa, una zona montañosa de Ladakh, India. El centro fue fundado por su Santidad Gyalwa Drukpa 12º lider espiritual del linaje Drukpa.
La abadía es parte de un complejo denominadao "La montaña Druk Amitabha" ubicado en Katmandú, Nepal.